• ALEJANDRA OROZCO

El encanto de los Lagos de Montebello

Tuxtla.- En este espacio ya hemos hablado antes de cuerpos de agua, como el río Grijalva que atraviesa el Cañón del Sumidero o las cascadas de Agua Azul, hoy toca ir un poco más lejos y conocer los Lagos de Montebello, sitio que incluso es un parque nacional y sus maravillosas aguas nunca pasan de moda.


A 46 kilómetros de Comitán, es decir, como a hora y media, está el punto al cual hoy nos referimos, cuando estaba chica me acuerdo de haber ido con mis papás, pues mi papá trabajaba en Comitán, y nos llevó a conocer esta maravilla que hasta hoy en día sigo recordando.

Antes de llegar, se pasa por sitios como La Trinitaria o Chinkultic, de hecho se ubica entre La Independencia y La Trinitaria, en los límites con Guatemala, y abarca seis mil hectáreas… imagínense eso, miles de kilómetros de bosque de pinos y encinos que enmarcan un conjunto de 59 lagos de distintas tonalidades y tamaños, con todas las gamas que van del verde al azul y se van agrupando.

Los primeros que puedes visitar son La Esmeralda, La Encantada, Bosque Azul, Ensueño y Agua Tinta, complementados por Pojoj, Cinco Lagos, Dos Lagunas y Tziscao, que por cierto es la más grande y la que colinda con Guatemala, el clima es bastante agradable porque la humedad y constantes lluvias mantienen la vegetación frondosa, un clima semi-cálido y un promedio de 22 grados centígrados, por lo que es muy cómodo y reconfortante escapar del calor, si vienes de Tuxtla, o del frío si vienes de San Cristóbal.


Es un sitio importante para la observación de aves y también para la conservación de muchas especies, ya que puedes encontrar halcones, pájaros carpinteros, colibríes, hasta tucanes o quetzales, además de que puedes contratar un guía para aprovechar mejor el recorrido, en algunas lagunas se puede navegar, otras se pueden ver desde tierra, también hay una playa donde te puedes refrescar, pues las balsas se impulsan a remo.

A Tziscao se puede llegar en coche, por ser la Laguna más grande puedes visitar un restaurante con comida regional, hacer senderismo, acampar, pasear en balsa o kayak, bicicleta de montaña o paseos a caballo; también hay cabañas atendidas por ejidatarios donde te puedes hospedar.

La recomendación es no visitar el sitio en temporada de lluvias, ya que la turbiedad del agua impide apreciar sus colores majestuosos y se tornan cafés o lodosos, al igual que los caminos, muchos quedan intransitables y hay menos prestadores de servicios.

El sitio está abierto de 7 a 16 horas, cerca encuentras los sitios arqueológicos de Tenam Puente y Chinkultic, así como si avanzas por la carretera fronteriza encuentras Las Nubes el río Lacantún y el Lacanjá, la entrada cuesta 35 pesos por coche, y por 25 pesos mas puedes acceder a las lagunas.