• sie7eredaccion

El principio del fin de las escuelas rurales


Mucho se ha hablado sobre si está bien o mal el acuerdo tomado por pobladores del municipio de Zinacantán, para cerrar las puertas de la Escuela Normal Jacinto Canek y pedir al Gobierno de Chiapas la desaparición definitiva de dicha institución. Con ello todo apunta a ser el comienzo de lo que ya se advertía desde hace al menos una década. Solo recordemos que en septiembre del año pasado pobladores del municipio de Zinacantán, retuvieron sie7e autobuses en los que se transportaban alrededor de 400 estudiantes normalistas, los que poco antes habían saqueado una tienda Oxxo, así como algunas unidades repartidoras de refresco y frituras, entre otras cosas que portaban como botín. Estos hechos “vandálicos” los  han realizado los estudiantes desde hace varios años, por lo  que  ocasionan problemas al municipio aseguraron los indígenas de uno de los pueblos  más respetuosos de sus usos y costumbres. Lo cierto es que el profundo desgaste de su credibilidad y empatía social, provocado por años de excesos, constantes protestas violentas y una evidente desvinculación de su vocación formadora en la docencia, parece haberse convertido en la sentencia final para las escuelas normales  rurales de Chiapas que hoy enfrentan uno de sus panoramas más adversos ante su inminente desaparición. La Escuela Normal Rural Mactumactzá, como otras tantas de su tipo, se ha convertido en una institución donde la autoridad universitaria ha sido rebasada, maniatada, despojada del poder, expulsada y hasta impuesta por un “consejo estudiantil” sobre-empoderado por la injerencia de aliados e intereses externos que ya nada tienen que ver con la formación profesional docente de las y los estudiantes normalistas.

Si bien las autoridades no supieron poner el orden dichas instituciones, recordemos que en muchos casos el mismo gobierno fue uno de los responsables detrás de bambalinas de injusticias e inclusive de grupos organizados que fueron utilizados por diferentes partidos políticos. El cierre de la Escuela Normal Jacinto Canek en Zinacantán advierte lo inevitable para su símil en Tuxtla Gutiérrez. Y es que, sus propios antecedentes violentos parecen haber dejado prácticamente solas a las escuelas normales rurales en Chiapas, sin empatía popular o respaldo social, en medio de una lucha contra el aparato gubernamental que parece francamente perdida. Sin mencionar que las causas cuando se convierten en vandalismo y en perdidas millonarias para cientos de empresas y ciudadanos, no hay nada que justifique el fin aunque el medio pueda o no haber tenido buenas intenciones en su origen. No hay nada que festejar, por el contrario se debe analizar como otro fracaso que suman las administraciones e instituciones pero sí pareciera ser el inicio de una limpieza de fondo a prácticas que han desvirtuado su vocación real. Llegó el momento de tomar decisiones, que otros decidieron postergar.


Por su parte el día de ayer estudiantes de la Escuela Normal “Jacinto Canek” se manifestaron de forma pacífica frente al Palacio de Gobierno de esta ciudad, para demandar una mesa de diálogo con las autoridades y reabrir su institución ubicada en el municipio de Zinacantán. Manuel de Jesús y Diego Gómez, en representación de sus compañeros, comentaron que el documento sobre el cierre de la “Jacinto Canek” “da mucho de qué hablar” porque solo tiene una firma, cuando deberían estar plasmadas las de las 60 comunidades. Manifestaron que el único error que cometieron fue “levantar la voz” ante el abandono en que están desde hace varios años, “en la última reunión, a la que asistieron funcionarios de gobierno, el representante de las Normales nos presentó a los nuevos directivos, cuando ya tenemos un director reconocido por las bases”. Aseveraron que con esta medida resultarán afectados los 357 alumnos con los que cuenta la escuela, por lo que solicitaron que se haga una reubicación para que no haya problemas y no se trunque los sueños de cientos o miles de jóvenes, “sobre todo porque es la única Normal indígena que tiene Chiapas desde hace como 19 años”.

Los días venideros decidirán el futuro de estas escuelas que en los últimos años han dado mucho qué hablar a lo largo y ancho del país. Se deberá brindar una opción real para aquello que realmente quieran reinsertales en el ámbito educacional.

¿TIENES ALGUNA DENUNCIA O ALGO QUE CONTARNOS

EL MEDIO DE TODAS LAS VOCES

El Sie7e de Chiapas es editado diariamente en instalaciones propias. Número de Certificado de Reserva otorgado por el Instituto Nacional de Derechos de Autor: 04-2008-052017585000-101. Número de Certificado de Licitud de Título y Certificado: 15128.

Calle 12 de Octubre, colonia Bienestar Social, entre México y Emiliano Zapata. C.P. 29077. Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Tel.: (961) 121 3721 direccion@sie7edechiapas.com.mx

Queda prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de esta casa editorial y/o editores.

NAVEGA

¡SÍGUENOS!

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

© 2020. DISEÑO WEB Y PRODUCCIÓN MULTIMEDIA   |  www.ideasdementes.com