• ALEJANDRA OROZCO

Embalse de Jericó, sitio de pesca y turismo

Tuxtla.- En todo nuestro estado, hay sitios no tan conocidos que podemos explorar y disfrutar sin tener que ir tan lejos o gastar tanto, uno de ellos se encuentra en El Parral, a 15 minutos de la cabecera municipal.


Se trata del embalse o embarcadero Jericó, quizá has oído de él porque muchos sitios móviles o establecidos que venden mojarra las traen de este lugar, que subsiste precisamente gracias a la pesca y el turismo.

Para llegar se tiene que tomar la carretera al aeropuerto, y llegando al entronque se va a la izquierda, pasando la gasolinera Las Limas se sigue derecho y pasando la entrada a El Parral son otros 15 minutos, un total de hora y media aproximadamente.

Guadalupe Maldonado, originario de este ejido, es pescador desde hace 38 años, en este embalse que se desprende de la presa La Angostura se captura tilapia, carpa y a veces bagre.


"Entramos a las 5 de la mañana, salimos a las 10 de la mañana, algunos días sale bastantito, otros días poco, ahorita saqué 13 kilos, poco, pero nos conformamos porque esa es nuestra fuente de trabajo que tenemos", señaló.

Ahí mismo en la presa, los 250 pescadores que acuden de tres ejidos distintos venden lo que se pesca, se los compran a 51 pesos el kilo, que luego se revende hasta más de 100 en la ciudad, ahora no se está dando mucho, pues don Lupe nos cuenta que es en diciembre-enero, cuando hace frío, cuando sale más producto; recuerda que antes hasta se tiraba el pescado, ahora se pepena, pero aunque no le guste, ya no puede hacer otra cosa.

"Por una parte me siento contento porque Diosito me ha regalado muchos años ya, pero por otra parte triste porque ya no puede uno hacer lo mismo que hacía de joven, cuando estaba uno joven jugaba fútbol, corría, pero ya ahorita no puedo", señaló.


El embarcadero es un sitio auto sustentable, pues se pesca, se vende lo que se pesca y también se cocina para los comensales y los turistas que acuden a pasar un buen rato los fines de semana, sobre todo los sábados y domingos llegan a pasear.

Teresita de Jesús Vilchis, cocinera desde hace 20 años en una de las palapas, nos cuenta que lo tradicional es la mojarra en caldo, la mojarra asada, la empapelada, la frita, en específico la mojarra tilapia, que se pesca a unos metros del lugar.

Además, la demanda la ha llevado a implementar la carne asada, la costilla de puerco, el ceviche, el camarón al mojo de ajo; desafortunadamente con la pandemia bajaron las ventas, pero esta Semana Santa esperan recuperarse de la mala racha.


"Sábado y domingo son los días que nos visitan más, vienen personas de diferentes lugares, vienen de Tuxtla, de San Cristóbal, de Comitán, de Villaflores, hasta gente que ha venido de Ciudad Juárez, vienen de vacaciones y nos han visitado", señaló, aclarando que lo que se pesca del día se sirve, es producto fresco.

Este tipo de sitios son perfectos para visitar en familia, pues los costos son accesibles para disfrutar una buena comida, no hay tarifa de acceso ni casetas para llegar y sobre todo se impulsa la economía local y familiar.