• AFP

En Chiapas desaparecen los ríos, o sea, una agonía para el medio ambiente


Revisando me encontré que en el 2016, Chiapas tenia un reporte de 13 ríos perdidos, ya que por el fenómeno meteorológico conocido como “El Niño” cobró factura debido a las intensas sequias, por lo que desaparecieron 13 ríos en las regiones Costa y Soconusco, de las más afectadas. En Tonalá, el río Lagartero, que es el que provee del vital líquido a la cabecera municipal y a las comunidades de aguas de abajo; el río Doña María, el río Cintalapa, todos los grandes ríos de la Costa de Chiapas están prácticamente secos. Pero ahora en pleno 2021 siguen desapareciendo ríos en Chiapas. Uno de los problemas que se presenta en este año en Chiapas y que no se está tomando en cuenta por los ciudadanos, es más allá de las quemas y el derribo de árboles, es la desaparición de ríos en varios municipios, entre ellos los situados en la Costa, ello motivado por varios factores. Uno es la contaminación y el calor que ha hecho que increíblemente de la noche a la mañana, literal; estén secos, solo se encuentran piedras en donde algunas horas antes, había abundante agua, lo que quiere decir que algo grave está pasando. ¿Qué significa en realidad que un río se seque?, pues bien, significa la vida y una agonía rumbo a la muerte, no es juego ni es algo parecido, es una realidad que se está ya teniendo y que solo los ciegos y tontos no quieren ver y entender que urge cambiar. Vamos por pasos, el agua así de sencillo significa vida, sin esta solo hay muerte, la pregunta sería ¿Cómo es posible esto? pues bien, si no hay agua, no hay como alimentar a las vacas que dan leche, sin leche y sin carne no hay eso precisamente alimento para los humanos. Pero antes, sin agua no hay pastura, sin pastura no hay alimento para el ganado; pero más allá sin agua no hay riego para la producción de granos, hortalizas y frutas, luego entonces si no hay nada de eso, ¿Qué vamos a comer? Quien sabe, porque no a todos les gusta comer gusanos, plantas, si es que queda, y para crear refrescos como la Coca Cola requiere de los manantiales, que también se están secando en Chiapas, pero para las fritangas hay que utilizar parte de los alimentos y esto ya no estarán presentes. Porque los ciudadanos de Chiapas, no entienden cual grave es todo esto, de hecho en la parte alta del Grijalva se puede observar como el nivel del río ha disminuido notablemente, son miles y miles de litros perdidos, a donde se está yendo esa agua, si se evapora o que pasa.

También la perdida de ríos puede causar la ausencia de peces y otra fuente de alimentos podría perderse, no es de ninguna manera una forma de espantar, es una alarma ya prendida y que urge apagarla con una acción científica que permita no dejar morir más a los ríos del estado. Entre más ríos se contamine y más ríos desaparezcan, entonces empezaremos nuestro propio viacrucis y este será catastrófico, pero ya nada podrá ser reversible, por el contrario, el calor podría llegar como en el norte del país a los 50 grados y por su puesto enfermedades con ella. Quizá el ser humano no merezca este planeta, pues este piensa que los árboles son un estorbo, usa plásticos a morir y asesina animales como si estos no tuvieran una razón de ser para nosotros mismos, en lo que se considera un equilibrio ecológico.