top of page
  • EFE

EU confirma que ya no hay migrantes haitianos en el puente fronterizo

Washington.- Estados Unidos confirmó este viernes que ya no quedan migrantes, en su mayoría haitianos, en un campamento improvisado hace semanas bajo un puente de la frontera con México, que abrió un nuevo capítulo en la crisis migratoria que afronta el presidente Joe Biden desde su llegada a la Casa Blanca.



El secretario de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés) de EE.UU., Alejandro Mayorkas, anunció en un conferencia de prensa en la Casa Blanca que "ya no hay migrantes en el campamento debajo del puente" de la localidad de Del Río, por donde han pasado desde el 9 de septiembre unas 30.000 personas, con hasta 15.000 el día que más hubo.


A Del Río, en el estado de Texas, llegaron este mes miles de migrantes, en su mayoría haitianos, que atravesaban a pie el río Bravo y se concentraron en un campamento instalado debajo de un puente que conecta con Ciudad Acuña, en territorio mexicano.


Se trató de la llegada masiva "sin precedentes" de un gran número de personas a un solo punto de la frontera en cuestión de pocos días, dijo.


En ese contexto, confirmó que su departamento ha organizado hasta la fecha 17 vuelos de expulsión con destino a Haití, en los que fueron trasladadas unas 2.000 personas.


Otros 8.000 de estos migrantes decidieron volver "de manera voluntaria" a México y unos 5.000 están siendo procesados para determinar si son expulsados o afrontarán un proceso de deportación.


Además, 12.400 migrantes podrán someter su caso ante un juez de inmigración para determinar si se les permite permanecer en Estados Unidos.



El secretario, que tiene a cargo la protección de las fronteras y el sistema de inmigración estadounidense, indicó que han empezado a trasladar a las personas que serán procesadas a otros centros de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) a lo largo la frontera.


Mayorkas sentenció, sin embargo, que los migrantes que ingresen de forma irregular seguirán siendo expulsados al amparo del Título 42, una polémica norma que permite las expulsiones inmediatas de los indocumentados bajo el pretexto de la salud pública, en este caso la pandemia de la covid-19.


"Estamos haciendo esto por una necesidad de salud pública", argumentó en respuesta a los reporteros, y defendió que no se comportan "de manera inmoral" o "poco ética".


También puntualizó que pese al "devastador" terremoto que asoló Haití el pasado 14 de agosto, que causó más de 2.200 muertes, ese país está en capacidad de recibir a esas personas.


Aseguró igualmente trabajan con las autoridades de ese país y las agencias de ayuda humanitaria para garantizar que el retorno de estos migrantes sea "lo más seguro y humano posible".

bottom of page