top of page
  • Annete Lewis

Hizo mucho ruido


No queremos pensar que es un padre de familia involucrado, preferimos referis una opinión enviada a nuestro email, como uno de esos troles o bots que tienen por ahí los del taekwondo, que son varios pero al final es la misma persona, que afirma el triunfo que se dio por descalificación al fingir un deportista un golpe que no sucedió y por consejo de su entrenador, fingió, pues afirman que necesitamos urgentemente ir al oculista, por ser el TKD un deporte de apreciación y que el juez apreció golpe.

En fin, defensa a ultranza y quizá lo que más molestó fue que se afirmó en que nadie piensa en que, a pesar de que todo se ha centrado en el entrenador y su “recomendación”, nadie pensaba en el muchacho y eso nos reclamaron de forma airada, anticipando que lo principal era ganar el pase al regional.

Evidentemente, es por ese tipo de discursos en los que el deporte en Chiapas se está yendo al carajo. Sí, perdonen el exabrupto pero, si no le importa a un padre de familia que un entrenador conduzca a su hijo por el camino de la trampa, evidentemente no podemos después quejarnos de la corrupción, exigirle a la autoridad que “haga su trabajo” si nos dedicamos a defender este tipo de acciones. Es así de sencillo.

Ya después siguen defendiendo a su agrupación, las decisiones de su entrenador y justifíquenlo, solo que no hay espacio para quejas posteriores, porque todo está bien, cuando no somos los afectados. Cuando toca estar del otro lado, nos volvemos radicales y no hay que olvidar que, en el deporte principalmente, cuando hay tantos intereses, algunas ocasiones toca estar en el bando “bueno” pero habrá sitio para que la ocasión nos coloque en el bando contrario y ahí es donde la puerca tuerce el rabo. Somos los más exigentes del respeto a las reglas.

No deben olvidar que es éste un espacio en el que se expresa una opinión; pueden estar de acuerdo, o puede que únicamente quieran contrariar porque no existe paridad en la refleción de cierto tema o cierto personaje, pero como en el Taekwondo y sus combates, es un tema de apreciación. Se nos hace que, por ninguna manera, una triquiñuela puede ser una lección que forme a un deportista integral, es decir, robar y cometer fraude no deben ser normalizados, aunque se disfrace de una viveza de un entrenador, al final, se irrespetó el honor de un deporte que presume por sobremanera, de formar hombres disciplinados.

3 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

댓글


Banner GOB.jpg
Banner 950x125.jpg
bottom of page