• ALEJANDRA OROZCO

Padece Síndrome de Asperger 1 de cada 300 niños

Tuxtla.- Dentro del espectro autista, hay una clasificación en la cual se puede socializar hasta cierto punto, pero aparecen otras características; se conoce como Síndrome de Asperger, pero no es una enfermedad.



Mónica Argüello, psicoterapeuta, señala que son características de algunas personas que los hacen tener ciertos aspectos en él área de la socialización, aunque por el otro lado, presentan características cognitivas y notables en áreas específicas de su desarrollo, como la artística, musical, matemáticas, español o deporte.


“Su lenguaje desde pequeños es muy adecuado, con palabras diferentes, no con tantos matices, como robotizado y les gusta hablar de ciertos temas en específico, de los que se sienten atraídos, ya sean cómics, animales, los astros, y los suelen repetir e insistir en ellos”, señaló.


Estas características aparecen desde pequeños hasta adultos, y como mencionaba, aunque entra dentro del espectro autista, permite una mayor interacción, hace que se relacionen más a nivel social, pero dependiendo el grado tienen ciertas dificultades, por lo que es sumamente importante el diagnóstico y tratamiento de papás y la estimulación en ciertas áreas.


“Desde los 6 meses vemos que no miran a los demás, no sonríen, su conversación no va para alguien en especial, el lenguaje no es fluido, tienen dificultad para comunicarse y conforme van creciendo se acentúa, pero sí pueden comunicarse con los demás”, señaló.



Sin embargo, les hace falta desarrollar la empatía y se les tiene que explicar conforme van creciendo los códigos sociales y de comportamiento, pues no lo entienden ni nacen con esa característica.


Es algo con lo que se nace y se muere, por lo que el tratamiento debe ser médico para el aspecto neurológico, y psicológico para apoyar su conducta, lenguaje, emociones, desarrollo psicomotor grueso y fino.


El trastorno es bastante común entre niños, lo padecen 5 por cada 10 niñas, y cada vez es más popular debido a las situaciones sociales, alimentación, y parte de dinámicas sociales que se vienen presentando.


“Lo más difícil es lidiar con la sociedad, muchas personas por como los ven los aíslan o no los toman en cuenta, sin embargo son personas trabajadoras porque su condición les permite ser contadores, ingenieros, administradores, las áreas de oportunidad les permiten aprender cosas de manera rutinaria, y si les gusta cada vez lo hacen mejor”, finalizó, invitando a terminar con los estigmas que rodean a esta condición.