top of page
  • EFE

Periodistas exigen justicia por asesinatos y violencia contra gremio

Ciudad de México.- Decenas de periodistas, trabajadores de medios de comunicación y activistas se manifestaron este lunes en la Ciudad de México para exigir justicia por el asesinato del corresponsal del diario La Jornada en el estado Nayarit, Luis Martín Sánchez Iñiguez, ocurrido el pasado sábado.


En la protesta, que ocurrió frente a la sede de la Secretaría de Gobernación (Ministerio del Interior), los periodistas demandaron a las autoridades resuelvan el caso de Sánchez Iñiguez y de otros colegas y compañeros que han sido asesinados en meses y años anteriores en varios estados del país y pidieron mejoras laborales.

"Cada vez que se atenta contra un periodista, se atenta contra la democracia. En este gobierno (que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador) se ha dicho que hay un compromiso con la democracia, pero vemos que se siguen matando periodistas y eso es un contrasentido", dijo una periodista integrante de la Red Rompe el Miedo, plataforma de medios, periodistas y defensores de DD.HH. para protección y seguridad en su trabajo.


"Pedimos y exigimos que se haga justicia, que las autoridades nos reciban, que se hagan los ajustes necesarios. Hemos venido exigiendo modificaciones al Mecanismo de protección para periodistas y defensores de derechos humanos y no hemos obtenido respuesta, le preguntamos al presidente López Obrado ¿qué tiene que pasar para que nos de una respuesta?", añadió.

Además de la capital mexicana, periodistas protestaron en contra del asesinato de Sánchez Iñiguez, en las ciudades de Oaxaca, Guadalajara, Aguascalientes y Ciudad Juárez.

El cuerpo sin vida de Sánchez Iñiguez fue hallado el sábado 9 de julio el poblado de Huachines, cercano a la localidad de El Ahuacate, en el municipio de Tepic.

La organización Artículo 19 informó que había documentado la desaparición de Sánchez Íñiguez, según información publicada por el medio en el que trabajaba, y que se desconocía su paradero desde la noche del pasado miércoles 5 de julio.

Según La Jornada, la esposa del reportero, Cecilia López, reportó a la Fiscalía de Nayarit que el periodista no se encontraban en su domicilio y que personas desconocidas se lo habían llevado junto con algunos materiales de trabajo como su computadora, su celular, un disco duro, así como su acreditación del medio.

bottom of page