top of page
  • ALEJANDRA OROZCO

Ruti, la cronista de nuestro Tuxtla

Tuxtla.- Rutila Mejía Gutiérrez, mejor conocida como “Ruti”, es una cronista tuxtleca, originalmente fue maestra y durante 40 años estuvo formando niños y jóvenes, cuando se jubiló pensó en qué podía hacer, pues tuvo maestros que le inculcaron las artes, a ella le gusta mucho declamar, y tuvo como maestro nada menos que a Armando Duvalier, quien formó el grupo “Las declamadoras del Icach”, esto la impulsó a escribir algo, el resto es historia.

“Encontré en el comité de festividades de San Marcos una convocatoria, querían que escribieran algo de lo que era la feria, recordando cuando fui niña y cómo la disfrutábamos, llevé mi escrito a la Casa de la Cultura y ganó el segundo lugar, el maestro en ese entonces era presidente de este recinto y me invitó a seguir escribiendo”, señalo.

Luego, se quedó al frente de esta institución Socorro Trejo, y la impulsó para escribir sobre su barrio, San Jacinto, para esto necesitaba investigar con vecinos y gente de años, lo que escribió les gustó y se quedó junto a varios cronistas en el libro conocido como “Tuxtla y sus barrios”, que fue una edición única; después de eso, recuerda que la invitó César Pineda Del Valle, presidente de la Asociación de Cronistas del Estado a ingresar a la misma, ahí se encontró con otros licenciados como José Luis Castro, un maestro para ella, y otros compañeros.



“El cronista es el que relata, escribe, rescata los acontecimientos de su pueblo, ciudad, estado o país, los acontecimientos relevantes, pero tienes que intervenir, participar para que sea una crónica, hay algunas que se dividen en diferentes partes, distintos tipos según lo que escribas, si es deportiva, cultural, de la vida cotidiana, por ejemplo cuando vas al mercado y cuentas lo que viste, lo que compraste, lo que te ofrecieron; también se puede escribir sobre costumbres y tradiciones, festividades, el santo patrono, sobre un viaje, describes lo que va sucediendo pero tú participas”, explicó.

También destacó que muchos compañeros han asistido a talleres que han impartido, donde enseñan cómo poder escribir una crónica para que sea más relevante, de mayor calidad, ir mejorando la calidad de tu relato, aprendes a redactar y no cometer errores de ortografía, te hace ir a la investigación, a saber cómo se escribe esta palabra, cómo se llamó aquel personaje, a veces dice que no estuviste presente, pero puedes investigar con personas mayores para saber qué recuerdan, sin embargo debe ser fidedigno, hay que tener cuidado de no fantasear, porque entonces pasa de la crónica al cuento, todo eso lo ha aprendido sobre la marcha.


“Entré a la asociación y me fue gustando, hemos procurado escribir crónicas bien relatadas, bien estructuradas, hemos aprendido bastante y lo queremos transmitir, hay cronistas empíricos, llegas a un pueblo y preguntas por el cronista y no saben que se le llama así, entonces hay que alentar a las nuevas generaciones a que lo hagan mejor, y si se puede editar en un libro mejor; en el taller de crónica se les dice primeramente lo que es, para qué nos va a servir, iniciamos con algo fácil, en forma de juegos, a veces los alumnos no saben cómo se llama una vestimenta, un cerro, queremos que los jóvenes entiendan sus tradiciones”, detalló.

Como asociación de cronistas, dice que sesionan en el Edificio Pavía, ubicado sobre la primera norte entre 10 y 11 poniente, ademas participan en encuentros de cronistas en Ocosingo y otros municipios, tienen presencia en el corredor Tarumba de Coneculta, para que la gente los vaya conociendo, les gusta estar al aire libre para que se den cuenta, han estado en Escuintla, les gusta recorrer diferentes lugares del estado, igual que a nivel nacional, dice que si el evento es en nuestro estado implica mucha responsabilidad, pero allá van, adelantó que en julio se hacen los encuentros a nivel nacional, este año será en Toluca, mientras que el pasado fue en Puebla.


“Los jóvenes ya no llegan a las bibliotecas, por eso les hacemos sentir que no es lo mismo tener un libro en las manos a estar en la computadora, muchas veces algunos datos no son ciertos y se contradicen entre una y otra versión, por eso les decimos que investiguen, esto lleva investigación, si es cierto o no lo que me están contando”, recordó.

Ruti escribió su primer libro sobre las flores de Tuxtla, pues estudió ciencias biológicas y con la directora del Jardín Botánico y otros biólogos editó el libro “Tuxtla y sus flores”, que si bien no son nativas, se encuentran en la ciudad al caminar, ella salió a conocer algunas colonias y se dio cuenta que se está acabando la campiña tuxtleca, entonces comenzó a recolectar fotos de las flores que aún existían y se fue haciendo grande el proyecto, al grado de que sus amistades la invitaban a tomar fotos a sus jardines, y pensando en los jóvenes lo editó, poniendo el nombre científico y un texto pequeño de lo que es la planta; a los alumnos de la escuela de biología de la UNICACH les gustó mucho, de esa manera presentó su primer libro.


“Luego vino una crónica de mi viaje a Tierra Santa, ya que nunca había salido y escribí toda mi experiencia, se llama “Las huellas de Jesús”, luego vino “Cómo nace un pueblo”, que es mi vivencia de donde trabajé por primera vez después de estudiar, a los 18 años, me fui a Malpaso donde se construyó la presa, nunca imaginé al llegar que me quedaría 15 años, eso lo plasmé en el libro y les gustó tanto que el mismo pueblo aún nos quiere mucho a los maestros de esa época, hasta los ex alumnos, a la fecha tenemos el grupo y nos siguen amando; nos decían que con esas construcciones se levantan los campamentos y se van pero este no, se quedó y ya es un municipio libre”, describió.

Después escribió un libro sobre las comidas tuxtlecas, todas sus obras están disponibles en la Casa de la Cultura, así escribió otros libros y crónicas en los que se unieron otros compañeros como co autores, el último está por recibirlo, es sobre el chiapacorceño Ángel Pola Moreno, “Bosquejos de un hombre ilustre”, pues considera que no se le ha hecho la justicia ni reconocimiento que merece ni en su propio pueblo, ahí habla de su vida como el periodista que fue, incluso dice que lo va a mandar a nivel nacional, porque dentro de las convocatorias hay un apartado donde pueden meter sus libros a concursos, próximamente también será el estreno, y tiene otro libro en puerta que ya está retocando.


“También pertenezco a la Sociedad de Geografía de Chiapas, con ellos programé muchas salidas, conociendo lugares como los lagos de Colón, Iglesia Vieja, lugares poco accesibles, así tengo crónicas de diferentes donde hemos estado, como las grutas de Guayma, todas esas crónicas de viaje las voy a agrupar y editar el libro, lo que yo digo es que formemos a los niños en la crónica, si tú les das a entender el por qué, les vas abriendo que lo debemos de conservar, querer y no volveremos a ver ni estatuas pintadas ni edificios destruidos”, finalizó.

33 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Banner GOB.jpg
Cambio climático 950x125 copy.png
Copa América 2024.jpg
Estar Consiente.jpg
bottom of page