• ALEJANDRA OROZCO

Sacerdotes rechazan ser vacunados antes que el resto

La pandemia ha afectado a todos los sectores, entre ellos a la iglesia, pero también ha hecho que como iglesia se preocupen y ocupen más por la gente que está sufriendo, ya que su deber es responder a los enfermos o fallecidos independientemente del color del semáforo, por lo que están teniendo más precaución según los protocolos.



El arzobispo de Tuxtla Gutiérrez, Fabio Martínez Castilla, señaló que entre las medidas que han tomado se encuentra disminuir la capacidad de los templos y el uso constante de cubre bocas, así como en la Catedral, por ejemplo ya permitían de tres a cuatro personas por banca, pero con el cambio de color del semáforo volvieron a solo dos personas por banca.


“Nosotros tenemos la misión de educar a nuestro pueblo, aprender a vivir con esta nueva situación ya sea dentro del templo o dentro de casa, entre nosotros también tenemos sacerdotes enfermos, algunos librándola como dicen”, señaló.


A nivel nacional, hasta la semana pasada tenían registro de que han muerto 156 sacerdotes y cinco obispos -de los cuales sólo uno estaba en ejercicio-, mientras al menos otros cinco obispos se han enfermado y recuperado, sobre todo por ser más jóvenes y que se atendieron a tiempo; también han muerto nueve diáconos y cinco religiosas.


“En Chiapas hemos tenido algunos sacerdotes delicados en Tapachula y Tuxtla, pero ninguno ha fallecido, sin embargo, tuvimos la reunión de arzobispos y acordamos que vamos a seguir el ritmo del pueblo en cuanto a la vacunación, cuando nos toque nos tocará, tal vez a los de la tercera y cuarta edad sí les toque, pero todo al ritmo del pueblo, para no entrar en una línea de privilegios”.


Además, ante la próxima temporada de Semana Santa, dijo que al menos en Tuxtla tienen un espíritu de no guardarse ni detenerse, sí mantener los cuidados porque lo primero es la salud, pero consideró que la gente necesita fortalecer su fe para que los ayude a superar estas dificultades.


“Viviremos la Semana Santa y Cuaresma empezando con el miércoles de ceniza con las precauciones extremas, pidiendo a Dios su bendición, que esta fiesta sea el itinerario hacia la resurrección, venciendo esta pandemia”, puntualizó.