• RUBÉN PÉREZ

Se esperan vientos y lluvias fuertes en zona Metropolitana

Tuxtla.- De acuerdo con Elizabeth Hernández Borges, secretaria municipal de Protección Civil, la combinación del sistema frontal número 13 y la banda nubosa que arroja a Chiapas el huracán “Iota”, generarían rachas de vientos y lluvias fuertes sobre la zona metropolitana en los próximos días.



Aunque son meros pronósticos, dijo, se tiene que emitir recomendaciones preventivas entre la ciudadanía para que puedan tomar las medidas adecuadas, pues por las características orográficas de la capital del estado es factible que se desarrollen rachas fuertes de vientos.


“Hemos visto, en eventos anteriores, que árboles altos se vienen abajo por la fuerza del viento, por eso es que recomendamos a los tuxtlecos a tener cuidado cuando se presenten los mismos”, destacó.


Aclaró que muchas personas acostumbran a colocar objetos ligeros en las azoteas o bien instalar galeras con techos de láminas, pero eso puede representar un riesgo puesto que por la fuerza del viento pueden salir disparados.


“Los pronósticos indican que podría presentarse vientos superiores a los 40 kilómetros por hora sobre todo en la tarde noche; por eso es recomendable que las personas que tienen objetos ligeros, como láminas, en sus azoteas lo sujeten bien o los pongan en sitios donde no representen un riesgo”, refirió.


Con base en el plan de monitoreo en ríos y presas del estado emitido por la Comisión Nacional del Agua, en la región Metropolitana se vigila el comportamiento del río Sabinal por las precipitaciones que pudieran presentarse en toda la cuenca.



Ante ese plan, Hernández Borges destacó que en las últimas semanas dicho afluente se mantiene en niveles bajos, pero ello no indica que se dejará de monitorearlo ante una posible caída repentina de agua.


Agregó: “Previo a la temporada de lluvias, a lo largo del afluente que corresponde a Tuxtla Gutiérrez, se realizaron trabajos de desazolve, se retiraron varias toneladas de desechos sólidos y ramas y troncos de árboles. Ello ha permitido que la corriente fluya sin que haya algún obstáculo”.


En el último recorrido que se hizo por ese afluente, hace unas semanas, no se detectó el cúmulo de basura u objetos que pudieran representar un bloqueo de la corriente natural del agua.