• EFE

Seis de cada 10 establecimientos no respetan Ley Anti Tabaco

Tuxtla.- De acuerdo con la asociación civil Códice, en Chiapas se está incumpliendo con la Ley General contra Humo de Tabaco, ya que al menos en 6 de cada 10 establecimientos hay irregularidades al respecto.


Mauricio Montes, representante de Códice Chiapas, señaló que realizaron un monitoreo en más de 180 lugares y restaurantes en Tuxtla y Tapachula, encontrando que en el 67 por ciento de los lugares se permite fumar en interiores, no están cumpliendo con la ley, incluso algunos permiten fumar y otros designan áreas, de las cuales el 95 por ciento no cumple con el reglamento.

"Primero simulan que son áreas de fumar porque son áreas abiertas, la ley dice que no se puede fumar si hay unas sombrillas o si hay una pared y un techo, eso no es un área abierta, eso no está dentro de la ley, están puestas en pasos obligados, es decir el acceso a que los clientes tienen que entrar a los baños o al lugar, ahí se está fumando y eso está prohibido por la ley, además no hay señalización suficiente y hay horarios donde se permite fumar, ya hay un reglamento local y no se está respetando”, señaló.

Ante esto, las autoridades hacen un trabajo de fomento, sin embargo siguen siendo omisos, de manera abierta y arbitraria, por lo que tienen la exigencia de que se sancione el incumplimiento de la ley, para proteger así la salud de quienes no fuman.

Por otro lado, señalaron la existencia de máquinas expendidoras de cigarros electrónicos desde hace unos ocho meses en la entidad, dispositivos que tienen nicotina y se venden como alternativas al cigarro, sin embargo solo se transfiere la adicción, pues esas emisiones no están libres de químicos y tampoco se pueden prender estos dispositivos en lugares cerrados, se trata de sabores normalizados y al alcance de cualquier niño, lo cual resulta preocupante.

"La ley en Chiapas prohibe y maneja al mismo nivel que las emisiones de estos dispositivos, entonces no se puede prender ninguno de estos dispositivos en bares y restaurantes, esto hay que denunciarlo, sobre todo en lugares familiares porque hay niños expuestos, ya se está normalizando ir a un antro y regresar oliendo a cigarro y no es así”, señaló el activista.

El primer proceso contra estos establecimientos, es un apercibimiento administrativo y luego vienen las sanciones, similar a las que se manejaban de manera federal, cabe señalar que la última Encuesta Nacional de Adicciones (Encodat) 2017, se señalan los 20 años como edad promedio de inicio del tabaquismo en Chiapas, en ese año ya se empezaba a considerar el conocimiento de estos dispositivos, pues el 14 por ciento de adultos y el 16 por ciento de jóvenes los conocían.


“Aquí el encargado de sancionar es Dipris, los cambios de administraciones han propiciado que vuelvan a empezar, ellos hacen fomento pero no sanción, además hay negocios emergentes que no cumplen, cierran y abren bajo otro nombre para irse saltando los pasos para ser supervisados de manera sistemática”, lamentó.

Por su parte, Óscar Medina, representante de Códice en México, explicó que la industria tabacalera usa falacias y argumentos pseudo científicos para contrarrestar las investigaciones sobre el daño a la salud, y con publicidad engañosa quieren volver a enganchar a los jóvenes ofreciéndoles el cigarro electrónico como alternativa para dejar de fumar, si bien no tiene la hoja de tabaco sí contiene nicotina, en las máquinas expendedoras encontramos estos cigarros electrónicos con nicotina que tienen hasta mil “puffs” o bocanadas.

“Así vamos a empezar con la adicción a la nicotina, no hay combustión que veamos pero sí dispara aerosoles, que dejan partículas en el aire y dicha exposición es igual de dañina, tampoco es menos dañino que el tabaco, tenemos acetonas, alcoholes que dilatan los pulmones y hacen daño, ni siquiera está avalada su venta, con la idea de que no hace daño atacan la política de salud, piden permiso para violar la ley, y va a provocar un problema de jóvenes adictos y ni siquiera van a poder recaudar fiscalmente para atenderlos, se va a gastar más de lo que se recaude, están de moda en puntos de venta como si fueran dulces”, finalizó.