top of page
  • RUBÉN PÉREZ

Sufren chiapanecos grave desigualdad en el acceso y la calidad del agua

Tuxtla.- En una muestra de unidad y determinación, más de 150 personas adultas, niños y niñas, jóvenes, originarios de comunidades rurales, indígenas y periurbanas de Chiapas se reunieron en el Primer Encuentro por los Derechos Humanos al Agua y al Saneamiento, celebrado en el municipio de Berriozábal.


Provenientes de Sitalá, Chenalhó, San Isidro, Berriozábal, La Trinitaria, y Tenejapa y otros municipios, los pobladores, parte de las 20 mil 951 localidades rurales que hay en la entidad, refirieron que el objetivo fue visibilizar una problemática que afecta a la mayoría de la población de Chiapas: la grave desigualdad en el acceso y la calidad del agua.

Asimismo, comentaron que buscan impulsar la atención prioritaria de las instituciones y la sociedad para avanzar en el acceso a estos derechos fundamentales para las y los chiapanecos.

La evidencia de la desigualdad es innegable y se manifiesta de manera impactante en Chiapas, pues, a pesar de que en el estado existen 45 ríos, cuatro presas y cinco lagunas, el acceso al agua para consumo humano es una lucha constante, especialmente en las áreas rurales y en las comunidades indígenas.

Caracterizado por ser un estado pluricultural, se sustenta en los pueblos: tseltal, tsotsil, ch’ol, zoque, tojolabal, mame, kakchiquel, lacandón, mocho, jakaltekco, akateko, chuj y q'anjob'al.

Chiapas es una de las entidades del sur-sureste de México que recibe más de la mitad de agua de lluvia (67.2%), “no obstante, sus habitantes tienen menor acceso al vital líquido, pues no cuentan con los servicios básicos, como el agua entubada dentro de la vivienda”, reconoce el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De las lluvias que se registran a lo largo del año se puede aprovechar poco, ya que no existen las tecnologías apropiadas para la captación pluvial, una de las alternativas que podrían considerarse para las localidades más vulnerables y dispersas del estado, refirieron expertos que participaron en el Encuentro.

Otra de las problemáticas, agregaron, es que la falta de tratamiento de aguas residuales en muchos municipios está dañando la salud de la gente y las fuentes de agua. “Las infancias son las más afectadas, ya que en su mayoría sufren de enfermedades gastrointestinales crónicas”.

El Programa Nacional Hídrico 2020-2024 indica que Chiapas es uno de los dos estados que registran la mayor mortalidad infantil por enfermedades diarreicas agudas. No obstante, el 48% de las muertes podrían evitarse con medidas de higiene, acceso al agua potable y a instalaciones mejoradas de saneamiento. Por ello, es hora de actuar y garantizar el derecho al agua potable y al saneamiento básico en una de las entidades con mayor desigualdad en México.

En Chiapas, coincidieron los especialistas, otra de las realidades es el acarreo diario de agua, tarea de mujeres e infancias en comunidades rurales e indígenas. “Tener agua en sus hogares puede llevar desde media hora hasta la mitad del día, ya que las fuentes de agua no están cercanas y muchas familias dependen de ellas. Urge encontrar soluciones concretas y un presupuesto más enfocado en atender esta problemática”.

17 visualizaciones

Comments


Banner GOB.jpg
Cambio climático 950x125 copy.png
bottom of page