• Redacción

Tuxtla en la incertidumbre

El semáforo naranja pondrá las cosas en perspectiva de nueva cuenta en la capital chiapaneca, luego de que Chiapas inició esta semana con el semáforo naranja en lo que respecta en el regreso a la “nueva normalidad”, un concepto en el que no se enmarca la disminución de contagio, sino el intento de reactivar económicamente a las entidades.



De esta manera, corresponde a los ciudadanos comenzar a reactivarse económicamente, respetando las disposiciones sanitarias y en lo que a deporte respecta, aunque hay algunos gimnasios y otras actividades que se van reactivando, es un hecho que se sigue esperando que se abran de nueva cuenta los dos parques recreativos más importantes de la ciudad.

En el caso de Caña Hueca, Adonaí Sánchez había adelantado que se planeaba abrir el parque de manera gradual, que se preparaban todos los detalles para ir permitiendo que la ciudadanía, de manera ordenada y con el protocolo necesario, pudiera comenzar a buscar la manera de reactivarse; sin embargo, la vuelta al semáforo rojo (que concluyó este lunes), echó por tierra cualquier posibilidad de respetar el plan.

Se mantienen algunas posibilidades, como la de vigilar que las ligas cuenten con su propio protocolo para ir buscando la manera de reanudar sus actividades en cuanto se pueda.

En el tema del Parque del Oriente, la situación es similar, respetando que es una zona de la ciudad en la que se han acentuado los contagios (según reportes) y que deberá tener mejores condiciones para que dicho espacio pueda recibir de nuevo a los deportistas.

Cabe señalar que, el semáforo naranja, todavía es indicador de riesgo alto, por el que se deben mantener medidas como la sana distancia y el uso del cubrebocas, además del resto de lineamientos que han dispuesto las autoridades de salud en el país.

#SemaforoEpidemiologicos #EspaciosDeEsparcimiento


Entradas Recientes

Ver todo