• ALEJANDRA OROZCO

En doble cuarentena


Tuxtla.- En los últimos días, se ha vuelto tendencia el tema del cuidado en casa, de no arriesgarnos para no arriesgar a los demás, de tomar medidas preventivas para evitar el contagio del COVID-19, y a pesar de que yo de por sí estoy en cuarentena post parto, he tomado muy en cuenta esas recomendaciones.

Aunque hay mucha polémica respecto al tema -unos dicen que la situación no es para tanto, otros están muy preocupados-, por sí sí o por si no, mas vale prevenir, por eso en casa hemos reforzado el lavado de manos, hemos recortado el recibimiento de visitas, y también agradezco mucho a amigos y familiares que no han querido venir por miedo a tener el virus sin saberlo y contagiar a Elisa.

Ya habrá tiempo para visitas, abrazos y paseos, la situación actual nos invita a tener mucho cuidado, y sobre todo, cuidar a Elisa; aunque no hubiera contingencia, es una bebé de apenas 17 días de nacida y hay que evitar exponerla a cualquier riesgo.

Ya nos acoplamos a nuestra rutina diaria: se levanta como a las 7 a comer, en los últimos días, ha hecho mucho calor y quizá por eso come más seguido -cada hora o dos horas durante las horas más calurosas-, bajamos a la sala donde no hace tanto calor y ahí nos quedamos hasta la hora de bañarla -entre 6 y 8 de la tarde-, después del baño come y se duerme hasta cuatro horas, luego vuelve a comer y se vuelve a dormir bastante rato, así que ya puedo dormir más.

Me asombra ver lo mucho que está creciendo, es cierto eso de que los bebés crecen muy rápido y la ropa -y los pañales de cierta etapa- le dejan de quedar de un día para otro; también pasa más tiempo despierta y con los ojos abiertos, unos ojos que me parecen los más bonitos que he visto -se parecen a los míos, obviamente-.

También me da mucho gusto ver que mi producción de leche ha aumentado bastante, el cuerpo es muy sabio y ahora produzco lo que ella necesita, incluso ya me animé a extraerme leche y me sorprendí de la cantidad que obtuve, esto para ir haciendo mi reserva y para que Elisa se acostumbre a la mamila, para cuando yo regrese a trabajar... aún me faltan dos meses, pero siento que no me serán suficientes.

Cuando veo y cargo a mi bebé, no puedo creer que sea la misma de ese 4 de marzo, cuando la sentía tan frágil, tan pequeñita... sigue siendo una bebé frágil y pequeñita, pero cada día veo cómo tiene más fuerza en la cabeza, cómo mueve más sus brazos y piernas, cómo pasa más tiempo despierta, y hasta la veo más cachetona y llenita, lo que me pone triste de ver que va a crecer más rápido de lo que me gustaría, y a la vez feliz de ver que mi leche materna la está nutriendo y alimentando de la mejor manera, eso hace que hayan valido la pena las primeras noches, en las que lloraba por el dolor, o pensaba que nunca iba a producir leche.

Si tienen un bebé en casa, o si no lo tienen pero están en cuarentena con su familia, quiero aprovechar a decirles que los abracen, que los disfruten y que piensen mucho en ellos antes de salir a la calle si no es necesario, a tomar medidas preventivas, y a aprovechar este tiempo para agradecer que los tienen a su lado y que las cosas muy pronto van a estar mejor.

#LAAVENTURADESERMAMÁ #Maternidad #2a

Entradas Recientes

Ver todo