• ALEJANDRA OROZCO

Los sie7e chakras y cómo alinearlos

Tuxtla.- En nuestra sección de hoy, Gastón y Lakshmi hablaron de cómo estamos marcados con los ciclos: nacemos, crecemos, nos desarrollamos, florecemos, decaemos y morimos, es un ciclo desde el nacimiento hasta la muerte, aunque si nos vamos más profundo en la espiritualidad, no necesitamos cerrar nada.


Así es como pasamos al tema de los chakras, que es más profundo, son sie7e los más conocidos chakras o puntos energéticos posicionados en nuestro cuerpo físico, todos son importantes pero el primero es llamado el chakra base y se ubica abajo del coxis, es color rojo y nos habla de la tierra, de pertenecer, la vida, tener derecho de pertenecer, estar enraizados y aceptarnos.



“Se dice que para trabajar los chakras hay que visualizarlos, este se ubica entre el ano y el sacro, en una rueda porque el chakra es movimiento, hay que visualizar cómo gira hacia las manecillas del reloj para desbloquearlo con el color rojo; si sientes que no tienes derecho a la vida o no perteneces, este es el que va a destapar a que ese color y energía gire y fluya en todo tu sistema, porque cuando está bloqueado es el miedo a ti mismo, a la vida, a existir, el miedo paraliza y nos inventa cosas”, señaló.

El segundo chakra se localiza por el ombligo, en el abdomen bajo, es color naranja y es el que nos trae el deseo, todos tenemos derecho a desear, pero cuando se convierte en una necesidad hay sufrimiento, cuando está bloqueado es la culpa, tiene que ver también con lo sexual; el tercero es amarillo, se ubica en la boca del estómago, representa la vergüenza, tiene que ver con la fuerza de voluntad.

“Luego sube al corazón hacia el cuarto chakra, el del pranayama, tiene que ver con la respiración, la vitalidad, viento, aire, amor y unidad, si tengo derecho a vivir y existir con todo lo demás estoy en unidad. , es de color verde, lo contrario es el odio, desamor; el quinto chakra es azul, de la sabiduría y entendimiento, se ubica en la garganta y cuando está bloqueado es por falta de perdón, cuando el perdón sucede hay sabiduría, comunicación, verbo, palabra, y cuando la sabiduría es verdad todo concuerda”, señaló.

El sexto chakra o tercer ojo está en el entrecejo, es color violeta y tiene que ver con la percepción, que a veces se nubla; el séptimo chakra está en la corona, es blanco o gris por la materia gris, o multicolor dependiendo de las creencias, pero trae mucha luz, te eleva a la divinidad pero tienes que tener los pies en la tierra, y ahí es donde se vuelve al primer chakra, se debe desbloquear todo en conjunto porque en el séptimo no hay una máscara, va fluyendo la luz.

“Cuando uno quiere mejorar algo debe observar por qué no lo ha mejorado, es importante ver el lado oscuro que muchos negamos, todos tenemos un lado de luz y un lado oscuro, nos da mucho miedo no ser suficiente y tenemos que observar todo el miedo para sentir el derecho a la vida, a equivocarme, a sentir odio, el odio no es malo o bueno pero duele, muchas veces nos limitamos y el miedo es un mecanismo de defensa que tiene lo negativo y lo positivo, por eso estamos vivos, solo que le damos todo el poder a esa máscara y ahí se convierte en algo negativo”, dijo.


Gracias a la vergüenza nos superamos, gracias al orgullo hemos sobrevivido como especie, si pones toda tu conciencia ahí y si proyectas ahí todo tu dolor te quedas vacío, pierdes tu poder al dárselo a tu dolor, a tu victimismo, tenemos derecho a conocer todo de nosotros, muchas veces sentimos culpa de tener deseos, ya sea un buen carro, una casa, éxito, solo si mi deseo aplasta a los demás o a mi entonces si es algo negativo.

“Meditar en casa es muy fácil: te pones cómodo, es mejor sentado porque acostado te puedes quedar dormido, hay que visualizar cada chakra girando a las manecillas del reloj, observando tus miedos, liberándolos, te vas al siguiente chakra, observas tus culpas y las vas liberando, sueltas suave, vas al siguiente, observas toda la vergüenza que has sentido, la falta de fuerza de voluntad, vas pronunciando los mantras, sube la energía, observas la decepción, las rabias, corajes y te vas al amor, unidad, observas la falta de perdón, de expresarse, al final puedes pronunciar siete om y así se medita, también puedes decir shanti om, que significa “la paz en mi mente, cuerpo y emociones”, así son 10 minutos de dedicarse a uno mismo”, finalizó.